jueves, 21 de diciembre de 2017

Los gastos en dietas de EMUPROSA



Al inicio de la presente legislatura, las dietas de los miembros de la Junta de Emuprosa, incluido el presidente (José Miguel Barrio) eran de 60,10 € por persona.

Las dietas del Consejo eran de 150,25 € para cada miembro (1 consejero por cada grupo político + Secretario e Interventor), excepto el Presidente (José Miguel Barrio) que suponían180,30 €.


Estas dietas estuvieron vigentes hasta el mes de octubre de 2015, momento a partir del cual se asigna una dieta fija para todos los miembros, independientemente de que pertenezcan a la Junta o el Consejo, por importe de 200 €, excepto el Presidente de ambos órganos que pasará a cobrar 250 €.

La Junta de EMUPROSA la componen todos los concejales del Ayuntamiento.

El Consejo lo conforma un representante de cada grupo político que, a su vez, son los portavoces de los mismos (Sr. Barrio, Sra. Reyes y Sr. Corral) excepto en el caso de REC cuyo representante ha sido Iván Gutiérrez, hasta su cese el 12 de mayo de 2017. Desde el 24 de octubre la representación de REC en el Consejo la ocupa Ana José García. El interventor del Ayuntamiento y un secretario también forman parte del Consejo de EMUPROSA.


Además del importante incremento de la retribución por dietas, también se ha visto incrementado el número de convocatorias de consejos, desde las 11 reuniones de 2015 hasta las 19 de 2017 y sin haber cerrado todavía este ejercicio. Todo ello hace que en apenas 2 años los gastos en estos conceptos se hayan más que duplicado.


Mientras esto sucede con las dietas, las pérdidas de la empresa pasan de 151.989,15 euros en el año 2014 a los 568.603,41 euros del 2015. El 2016 da unos beneficios de 162.795,97 euros debido a que el Ayuntamiento aporta 259.438,88 euros.


Conforme al artículo 217.4 de la Ley de Sociedades de Capital (Real Decreto Legislativo (1/2010 de 2 de julio) “La remuneración de los administradores deberá en todo caso guardar una proporción razonable con la importancia de la sociedad, la situación económica que tuviera en cada momento y los estándares de mercado de empresas comparables”.




viernes, 24 de noviembre de 2017

Reinosa y el padrón

Las causas de la pérdida de población en Reinosa son diversas y complejas, y no parece que sea un problema que se pueda arreglar con unas pocas medidas puntuales. Menos aún si lo abordamos desde una perspectiva exclusivamente municipal, pues la tendencia descendente del padrón es generalizada en toda la comarca.
En concreto, Reinosa pierde desde el año 2010 una media de 130 habitantes al año. Ante un problema de esta envergadura y consolidación en el tiempo, se debería hacer un diagnóstico profundo de las causas, para una vez analizadas, proponer posibles soluciones que vengan de la mano de un plan integral con estrategias a largo plazo.
El fraude en el empadronamiento, que no tiene nada que ver con la pérdida poblacional generalizada en la comarca, no viene sino a empeorar la situación particular de Reinosa.
Este fraude ser produce cuando personas residentes en un municipio se empadronan en otro distinto, casi siempre para buscar algún tipo de beneficio, generalmente de tipo fiscal o de acceso a un determinado centro escolar. Esta picaresca, que no es exclusiva de nuestra ciudad, resulta extremadamente perniciosa para la gestión municipal, pues el número de habitantes residentes declarados no coincide con el número real de personas receptoras de los servicios que presta el municipio y de ahí, los desajustes económicos y de planificación de esos servicios.
La medida de la discriminación en las tasas que se introdujo en 2008, además de ilegal e insolidaria, ha sido completamente inútil, pues no sólo no ha conseguido aumentar el número de empadronados sino que ha supuesto una reducción de los ingresos en las arcas municipales (solo en lo relativo a la piscina se han perdido unos 30.000€/año).
Ante esta situación REC lleva proponiendo por tercer año consecutivo (con el reiterado voto en contra del equipo de gobierno) una medida eficaz y legal para frenar ese fraude, la tasa del agua: establecer los módulos de consumo en función de los usuarios y no por abonado, cruzando datos con el padrón municipal, lo cual, además de resultar en unas tasas más equitativas y que fomenten el ahorro y la eficiencia en el uso del agua, penalizaría las prácticas fraudulentas en los empadronamientos de una forma legal y eficaz.
También desde REC, defendemos la unificación de municipios como una oportunidad para aumentar la financiación, optimizar y mejorar los servicios públicos y de esta manera favorecer unas mejores condiciones que animen a la ciudadanía a quedarse a vivir en Reinosa y en la comarca.
Reinosa en 1950

domingo, 5 de noviembre de 2017

Las retribuciones del alcalde y las dietas de la corporación

El Alcalde de Reinosa, José Miguel Barrio, prometió en campaña electoral que no cobraría un sueldo del Ayuntamiento dado que al mes siguiente pensaba jubilarse. Pero como ya es conocido dicha promesa fue incumplida; tuvo que ser el programa de TV “El Objetivo” el que se hiciese eco de dicho incumplimiento para que los grupos de oposición se pusieran de acuerdo para retirar la consignación de dicho sueldo de los presupuestos de 2017. Algo que el Sr. Barrio pareció encajar bien en un primer momento, dado que después de todo había sido su promesa personal.

Sin embargo, más tarde decidió recurrir dicho acuerdo en los tribunales “tan sólo para que quedase claro que se había adoptado de forma ilegal”, según sus propias declaraciones. Pero su pretensión iba algo más allá, dado que no mencionó que también reclamaba los salarios que hubiese dejado de cobrar desde entonces.

Entonces, adopta una serie de decisiones para garantizarse unos importantes ingresos con los que compensar en gran medida la pérdida del sueldo:
  • Asume la portavocía de su grupo y la práctica totalidad de las presidencias de las distintas comisiones que hasta ese momento había delegado en los concejales de área correspondiente, asumiendo las funciones y por supuesto también las dietas aparejadas a las mismas. Algo por otra parte que forma parte la organización interna del grupo político, pero también resulta, como mínimo, incongruente que cuando tenía sueldo asignado y dedicación exclusiva (no podía cobrar dietas) delegaba muchas funciones, mientras que cuando puede cobrar dietas acapara todas las funciones y responsabilidades.
  • Pero lo realmente escandaloso es que además desde ese mismo momento y de forma sorprendente las reuniones de las juntas de gobierno y las distintas comisiones se disparan. Como resultado de todo ello la media de las retribuciones del portavoz del PRC se triplican, en relación lo que cobraba el Sr. Higuera con lo que cobra el Sr. Barrio. 


Pero esa estrategia tiene peores consecuencias para las arcas municipales pues los gastos en dietas de TODA la corporación municipal prácticamente también se ven triplicados. A todo lo cual tenemos que sumar lo que se percibe en el Consejo de EMUPROSA y donde ocurre un tanto muy parecido.